La vida en 140 caracteres

La realidad real sirve para actualizar el feis, y el feis, es tópico para amenizar la realidad.

.

Una vida no alcanzaría para atender todo el contenido generado en Internet, porque allí la información se expande mucho más rápido que nuestra capacidad para asimilarla; apenas uno termina de leer una nota cuando ya aparecieron otras seis del mismo tema. Así, si en la época de la comunicación instantánea todavía hay a quien se mantiene fiel al periódico aunque tenga un día de atraso y huela raro, es porque éste al menos ofrece la garantía de que permanecerá quieto mientras terminamos de hojearlo.

En otros tiempos cualquiera hubiese colapsado con tantos estímulos, pero parece que los cibernautas hemos desarrollado la capacidad para la multitarea en la misma medida en que la información se ha vuelto más fácil de digerir: Los blogs nos enseñan cómo cultivar una planta o una relación en seis pasos, las noticias caben en ciento cuarenta caracteres, la literatura en microficciones y la cultura en un meme.

La posibilidad de la inmediatez nos acerca a quienes están lejos con el módico costo de alejarnos de los que tenemos cerca. La gente apenas puede mantener una conversación con la persona de a lado, sin interrumpirla para chatear con la amiga que se mudó a Madagascar. Incluso hemos aprendido a conservar el trabajo sin descuidar la interacción virtual y viceversa; vicio que por cierto, no nos hace más ineficientes de lo que ya éramos antes, cuando en vez de babosear en la red, uno jugaba Solitario o revisaba el catálogo de Avon.

En convivencias cara a cara, se habla de lo que pasa en línea como si esto no hubiese ocurrido primero en la realidad.  De este modo la realidad real sirve para actualizar el feis, y el feis, es tópico para amenizar la realidad. La vida transita en la convergencia de estos espacios y uno queda en medio sin más forma de vivir el momento que subirlo a la red mientras está ocurriendo. Las redes sociales nos conceden el placer de sentirnos protagonistas del show de nuestra vida y uno no quiere perderse la oportunidad de compartir con su audiencia lo que más le gusta de sí, aunque lo único que tenga para mostrarles sea una foto de su desayuno. El éxito personal se mide en relación del alcance de las publicaciones y el autoestima se construye con likes.

De cierta manera, es natural que la mayoría de las personas se sientan tan cómodas en el ciberespacio, pues éste, a diferencia de muchos otros lugares, es absolutamente inclusivo, allí caben todos, excepto quienes viven sin acceso a la tecnología, pero seguro que ellos tienen asuntos más importantes en que ocupar su tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s