Ejercicios con la letra V

Las desventuras  de Vanessa viajando en Viva Aerobus

.

Para mi valiosa amiga Vany

Vanessa Villalpando, mi voluptuosa amiga veracruzana, vino a visitarme en el verano. Valientemente viajó por Viva Aerobus sin  vaticinar las vilezas que le  avecinaban. Subió al avión el viernes a las nueve. Iba virtuosamente vestida con su abrigo de visón y sus botas de víbora. Le tocó junto a la ventanilla, en un asiento tan vertical que le volteaba las vertebras. A su lado iba  un vivaracho varoncito que volaba por primera vez. Vane también era una  virgen de los aviones, pero a ella le valían un veduño los vértigos o las ventiscas. Vane  era tan vanidosa que nunca se dejaría ver como una vulgar víctima de los nervios.

Vane escuchó la voz de Víctor, avisando del despegue. Este aviador era vicioso y vividor. Cada que volaba llevaba una de vodka y una de vino, pa’ darse valor. El avión se elevó vergonzosamente, tan veloz como una vaca. La nave era tan vulnerable, que apenas sobrellevaba los vertiginosos vientos sin que se le volaran sus alitas de vinil.

Este avión no libraba la verificación, sus averías eran tan vastas quo el vuelo se había vuelto un vibratorio vaivén. El varoncito junto a Vane, ya no pudo con el vértigo y vomitó hasta vaciar la barriga sobre el  abrigo de visón de su vecina. Como era vegano, todo su vómito era verde y viscoso. Vanesa vociferaba por su valioso vestido, mientras que el muchacho vapuleado de vergüenza, lavaba con vinagre su voluminosa basca.   El resto del vuelo, Vanesa fue oliendo los vapores a verdolaga que venían de su verdoso visón.

Para su desventura, estuvieron varias horas varados en la nave aterrizada, porque Víctor el aviador se quedó vencido por su vicio. Volviéndose un bulto, se desvaneció sobre el volante y se olvidó de abrir las puertas de los viajeros.

Tras veinte horas de retraso, Vane por fin vio la vida fuera del avión. La espera la volvió tan virulenta que con violenta verborrea pidió versar con el Vicepresidente de VivaAerobus. Ella, que suele ser verdaderamente  vanilocuente, vino a develar su más  vulgar vocabulario y vilipendió a la aerolínea y a todos los que tuvieran que ver con ella. Inconvenientemente para Vane, su pequeña vulcanización fue videograbada. Quienes la vieron, no vacilaron en subir el vídeo y de forma viral se hizo virtualmente famosa como #LaDivadelVisón

Vanesa, como varios viajeros, fue víctima de las vejaciones de VivaAerobus. Pero ella es muy sabia, y pronto le encontró las ventajas a su vil desavenencia. Además, Vanesa tiene la verosímil creencia de que es más viable viajar con las vicisitudes de los novatos de VivaAerobus, que volar con los villanos de Volaris,  quienes desvergonzadamente te pueden vaciar toda tu valija…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s