Abril “Dramas” Romero

Moriré de frío antes de que terminé el día.

.

No lo lograré. No voy a sobrevivir. Moriré de frío antes de que terminé el día. Mi corazón se detendrá y mi cuerpo se quedará tieso frente a la computadora. Nadie en el trabajo lo notará; llegará la hora de salir, me verán ahí sentada y pensarán: “¡Hoy sí está trabajando!”. Las bajas temperaturas conservarán mi cadáver, pasarán los días y cuando al fin alguien necesite algo de mí, me hablará fuerte y no responderé, se acercará a sacudirme el brazo y éste se desprenderá en el acto. Quizá la policía les pregunte: “¿Cómo nadie se dio cuenta?” y ellos dirán “¡Es que siempre fue tan callada!”.

No nací para este clima, ni para pasar mis últimas horas en una oficina, pero si ha de ser así, lo único que pido es que echen una parte de mis cenizas en una ballena de Pacifico, pa’ sentirme en la playa, y la otra en la cafetera de la empresa que me dejó morir. Gracias.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s