Cactus

Cualquiera pensaría que la amistad es gratis

Quizá la amistad es algo similar a enamorarse… pero sin la parte fea del amor -que suele implicar compromiso, expectativas y monogamia-. Y es que el amor como la amistad parecen estar ciegos -o cuando menos tuertos- pues sin importar qué tan feas personas seamos, tanto en contenido como en portada, con un amigo uno se siente escuchado, comprendido y apreciado a cambio del módico costo de procurar que el otro se sienta igual, lo cual suele ser tan agradable que cualquiera pensaría que la amistad es gratis. Claro que hay a quienes no les gusta hacer este brevísimo esfuerzo, tan breve que desaparece antes de hacerse notar, y dedican todas sus atenciones exclusivamente a su perro. Y para aquellos mezquinos que no están dispuestos ni a comprar croquetas, siempre les queda la opción de conseguirse un cactus; solitarias criaturas que, como la gente que los prefiere, lo único que piden es suficiente espacio para dejar crecer sus espinas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s