10 “yo nunca nunca” para emborracharte después de los 27

¿Recuerdas cuando en las fiestas de la universidad alguien decía: “Yo nunca nunca he tenido sexo en un auto…” y luego todos bebíamos felices y orgullosos de haber cogido en otro lugar que no fuera en el sillón de la sala cuando no estaban tus papás?  A estas alturas de la vida ya no tiene gracia preguntar quién ha consumido drogas, cogido con un extraño o engañado a su pareja porque casi todos hemos faltado a la moral de éstas y muchas otras maneras .

En el ocaso de los 20, ya no alardeas de tus excesos porque éstos han dejado de ser divertidos. A nadie le enorgullecería tomar después de un: “yo nunca nunca me he endeudado más de lo que gano en tres meses… ” o “yo nunca nunca he postergado mi vida y mi salud por una chamba que ni me gusta…” Si quisiéramos hacer una peda de casi treintones donde todos terminemos alcoholizados y deprimidos, habría que pensar en  “yo nunca, nunca…” como éstos:

1.“Yo nunca, nunca me voy a vender…”

dijo una morrita zonza sin saber que nueve años después firmaría un contrato que pondría en entredicho esa premisa.  La ingenuidad de los 19 fue aplastada por la precariedad de los casi 30. Puede que haya ideales por los que vale la pena morir, pero casi ninguno basta para pagar la renta.

 

2. “Yo nunca voy a dejarme…”

Juzgabas a tus tías de treinta y pico por tener pancita y ahora están más delgadas que tú. Mantener una vida saludable implica disciplina, esfuerzo, tiempo y una serie de cosas que se vislumbran imposibles cuando ni siquiera tienes un rato libre para pasar por esa crisis nerviosa que tanta falta te hace.

 

3.“Yo nunca voy a estar en una relación que me haga miserable…”

Y lo estás, por años. Aprendes cómo es vivir con una pareja que te desarma emocionalmente tan seguido que termina por convencerte de que no mereces estar con alguien mejor. Si logras salir de allí, lo mínimo que puedes hacer es guardarte tus críticas la próxima vez que tu amiga te cuente que regresó con el ex que le puso el cuerno, otra vez.

 

4. “Yo nunca voy a olvidar a mis amigos…”

O no los olvidas, simplemente casi no los ves porque resulta improbable que todos tengan libre el mismo día a la misma hora en la misma ciudad. O en otros casos el asunto es más simple, se dejan de frecuentar porque ya no quieren y el resto de su relación se basa en negarse a asumir que hay más cosas que los separan que las que los unen.

 

5. “Yo nunca me voy a cansar del desmadre…”

Un día eres joven y estás dando de saltos en el centro del slam, al otro ignoras el concierto y vas en busca de una loma donde descansar la varis.  El desmadre fue divertido mientras duró pero ahora prefieres levantarte temprano los domingos y encontrar el súper vacío.

Los que insisten en fiestear aunque la música de su época sea la que ponen en los bares cuando ya van a cerrar, se convierten en ese señor con Converse que saluda diciendo “qué hongo”, le dice “cubaby” a su trago y cuando se pone pedo incomoda a todas las chavas. Si no te cansas de la fiesta, la fiesta se cansa de ti.

 

6. “Yo nunca voy a permitir que la vida laboral me consuma…”

Ya no te acuerdas que lo dijiste porque prácticamente ya no recuerdas nada que haya ocurrido fuera de  tu horario laboral. Cuando la rutina te absorbe y las cuentas te rebasan, tu sentido de realidad adquiere las dimensiones de tu cubículo y entonces la idea de dejar tu trabajo lleva consigo la angustia de encontrar otra chamba y otro sentido a tu vida.

 

7. “Yo nunca voy a estar en el hoyo…”

Y luego llega el día en que te quedas sin trabajo, sin dinero, sin pareja y sin rumbo. Una mala decisión te lleva a otra hasta que una mañana despiertas sin saber qué día es, de quién es el cuerpo que amaneció a tu lado y dónde quedó la persona que creías ser. Una vez que descubres tu propio fondo, sólo resta ir en dirección contraria.

 

8. “Yo nunca  voy a cambiar…”

Sí, claro. Pasemos por alto que odiabas el reggeatón pero le das macizo contra el piso en todas las fiestas  (o lo hacías antes de que te empezara a doler la ciática) y hablemos de asuntos más serios, por ejemplo, tu ideología política. Hace seis años querías encabezar una revolución y ahora lo único que te preocupa de las elecciones es la ley seca.  Cambiaste, sí, pero lo raro sería que a los 28 siguieras pensando igual que cuando eras un adolescente mantenido y virgen.

 

9. “Yo nunca voy a lastimar a alguien”

Pero es algo que no podrás evitar. Tal vez encuentres una pareja que te ame más de lo que tú puedes amarle y habrá que  soltarle o comprometerte con la insatisfacción por el resto de tu vida. Tarde o temprano tus proyectos de vida serán opuestos a los que tu familia tenía planeados para ti o quizá tus amigos exigirán algo que no estés dispuesto a dar y entonces tendrás que decidir entre defraudar a los que quieres o a ti mismo.

 

10. “Yo nunca nunca me voy a conformar…”

Juras hasta que descubres que eres realmente bueno en ese trabajo que aceptaste por necesidad y entonces comienzas a replantearte tus proyectos a futuro. La vida que no imaginabas para ti te da tantas gratificaciones que aprendes a disfrutarla en vez de recriminarte por no estar satisfaciendo las expectativas que te planteaste antes de sentir el rigor de la realidad.

¡Ey!, antes de que vacíes una botella pensando qué ha sido de tu vida,  también recuerda que a lo largo de tus 20 has pasado por buenos momentos que no ameritan jueguillos para brindar por ellos, por ejemplo, ahora puedes  decir: yo renuncié a una trabajo que odiaba. O adopté un perro, terminé una relación infernal, viajé solo, compré un auto, dejé la casa de mis papás. Encontré un trabajo que me apasiona. Tuve seis orgasmos una noche.

La próxima vez que un “yo nunca nunca” te atormenté, alza tu vaso y repite:

“Yo ya superé  esa etapa inmamable en la que mi satisfacción personal se medía en shots”.

Anuncios

2 comentarios en “10 “yo nunca nunca” para emborracharte después de los 27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s