La niña de Neptuno

La conocí en una fiesta. Tenía los ojos grandes, pero había cierto aire distante en ellos. La comisura de sus labios estaba especialmente curvada y aunque sonrió ligeramente al entrar, seguía llevando una inmensa C invertida debajo de la nariz. Era una mujer pequeña y eso le daba a su actitud taciturna cierta ternura infantil. Parecía la caricatura de una niñita a la que colorearon con los tonos de un día nublado, una niñita que en vez de llevar un globo y una paleta iba sosteniendo una nube gris y una botella de whiskey.

Seguir leyendo

Seguir tus pasos

 

A la larga entendí a qué te referías cuando dijiste que te seguiría viendo pero de otras formas. Desde hace años te veo en los colibríes que vuelan en la ventana de la casa en las mañanas soleadas

Seguir leyendo