Escribir “en serio”

“¿Ya piensas escribir en serio?”, me preguntaron el otro día. Fue más fácil responder una zoncera, que explicar que desde hace tres años no he hecho otra cosa. No ha pasado un día en que no escriba, lea, vaya a talleres, rumie ideas o, en su defecto, me recrimine por no estar haciendo alguna de … Sigue leyendo Escribir “en serio”

El ewok que extrañaba su planeta

Si yo fuera Nina estaría aterrada; y sin embargo ella retoza feliz dentro de una jardinera llena de tierra. Esta semana estoy cuidando a Nina, una hermosa criatura con patas de rana, cara de ewok y colita de rata. Hace rato salimos al parque le solté la correa y corrimos como salvajes hasta que mis … Sigue leyendo El ewok que extrañaba su planeta

Llamas pirómanas

 las llamas disfrutan ver el mundo arder. Esa mañana tenía un sólo trabajo y de lo más fácil: sacar un duplicado de las llaves de mi nueva roomie. Hasta ese momento habíamos hablado lo más mínimo, por eso cuando vi que su llavero era una llama encontré mi oportunidad para ir atizando la empatía:                 … Sigue leyendo Llamas pirómanas

¿Quieres hacer una estupidez?

A los 17 años, uno no se puede resistir a lo divertido que es ser estúpido. . Cuando estaba en la prepa, me fui de viaje con mis amigos a unas cabañas en un pueblito. Recién llegamos, revisamos que todo en el lugar funcionará adecuadamente. Yo pasé por la cocina al momento en que uno … Sigue leyendo ¿Quieres hacer una estupidez?

Abrilesa del Oriente

Crónicas peruanas “¿Estarías dispuesta a irte a Perú por un tiempo?” Fue lo primero que me preguntaron cuando me hablaron del trabajo. “¡Claro!” Les dije con la seguridad de quien está acostumbrado a viajar. Luego sonreí y continué la charla esperando que no se me notara que ni siquiera tenía pasaporte. Hasta entonces no lo … Sigue leyendo Abrilesa del Oriente

Mi primer acoso (y los más memorables)

Tenía doce años la primera vez que un pervertido me metió mano en la calle. Iba en patines hacia la papelería cuando me tocó un seno al pasar junto a él. Me asusté muchísimo y patiné tan rápido como pude, no sin antes gritarle “viejo puerco”, porque a esa edad no me permitía siquiera pensar … Sigue leyendo Mi primer acoso (y los más memorables)

Mamá, ¿son cohetes?

Relato autobiográfico sobre las explosiones del 22 de abril de 1992, en Guadalajara.  A Angélica Era miércoles de Pascua, Angélica estaba en casa acompañada de un café y un casette de éxitos de Magneto. Todo estaba inusualmente tranquilo, su mamá había salido a un mandado, su papá estaba de viaje, las hermanitas aún dormían y … Sigue leyendo Mamá, ¿son cohetes?