Un whiskey ¡por favor!

Fui al Oxxo por una latita de whiskey para pasarme los tragos de procrastinación que me tendrán trabajando todo el fin de semana:
-Me muestras tu identificación-. Me solicitó la señora cajera.

Sonreí, hacía mucho que no me la pedían. La perdí en octubre y he postergado la reposición porque ocupada sacando a flote la adultez. Si alguien quiere corroborar mi mayoría de edad, que me vea las ojeras. Seguir leyendo